Beneficios físicos de mudarse fuera de la ciudad

Es indudable la existencia de los beneficios físicos de mudarse fuera de la ciudad. Vivir en la periferia permite disfrutar de un entorno más relajado, fuera del estresante ritmo citadino.

Elementos como los antes mencionados mejoran nuestra calidad de vida. De igual forma influirá el aire puro y contar con mayor espacio para practicar ejercicios físicos.

 

Enumerando los beneficios físicos de mudarse fuera de la ciudad.

Paisajes y espacios abiertos. Estos nos proporcionan lugares ideales para la práctica de ejercicio físico, sin tener que movernos grandes distancias o sin la necesidad de asistir obligatoriamente a un gimnasio. En la ciudad esto no es posible. No abundan los parques y por lo general no contamos con mucho espacio en nuestro apartamento.

También nos ayuda a mantener un mejor estado físico el poder respirar un aire más puro. En las ciudades los necesarios medios de transporte automotor se cuentan por miles. Tal cantidad de monóxido de carbono procedente de la quema incompleta de los carburantes contamina rápidamente el ambiente, por lo que se reduce la calidad del aire. No solo esto, sino el hollín resultante de la quema de hidrocarburos atenta contra nuestra salud.

Vivir en la ciudad aumenta nuestro estrés. El frenético ritmo que se vive en las urbes hace que nuestro organismo sufra. Esto provoca cansancio y disminuye nuestros reflejos. Al mudarnos a un ambiente más tranquilo y equilibrado, logramos que nuestro organismo se relaje y trabaje a un ritmo óptimo que nos permite un mayor rendimiento.

Todos sabemos que para sentirnos bien necesitamos descansar adecuadamente. En la ciudad la vida no se detiene. Luces a toda hora, ruido y el ajetreo diario conspiran contra nuestro sueño. Esta es otra de las ventajas de mudarse fuera de la ciudad, podrás dormir a pierna suelta, sin nada que te moleste.

Por último, la alimentación y en especial las verduras y los vegetales. En el campo los encontrarás cultivados de forma orgánica, lejos de los producidos en serie que ves en los supermercados. Esto podría no parecer un beneficio físico…pero somos lo que comemos, no lo olvides.

by